¿Las bolsas bajan en agosto?

Corredor de Fondos: tu gestión de patrimonio - bolsa - ¿Las bolsas bajan en agosto?
Bolsas en agosto

Artículo analizando si, siempre, las bolsas bajan en agosto, publicado en «El Económico» día 31 de julio (enlaces no incluidos):

¿Las bolsas bajan en agosto?

Aunque en esta sección se ha insistido en muchas ocasiones acerca de los riesgos de invertir por “estacionalidad”, ya sea por una visión positiva en Navidad con su famosos “rally de final de año” o en verano con “en agosto la bolsa siempre baja” o “Sell in May and go away”, es buen momento para recordarlo, especialmente en este mes de agosto que es más “raro” de lo normal.

La realidad es que en agosto se pueden producir más variaciones de precios: el mercado bursátil, como cualquier otro, funciona por oferta y demanda y al haber muchos operadores (gestores, traders o incluso particulares) de vacaciones una interacción significativa en la oferta o en la demanda puede provocar un movimiento alcista o bajista que en cualquier otro momento podría pasar desapercibido.

Si el motivo de la subida o de la bajada es éste, a largo plazo debería quedar compensado. Sin embargo si la motivación es real, se tratará de un inicio o una continuación de tendencia igual que si se tratara en cualquier otro momento.

Hay herramientas de inversión, algunos indicadores de análisis técnicos, tienen en cuenta si los movimientos se han realizado con poco volumen y llegarían incluso a descartar señales.

La estadística

Como se puede ver en el gráfico, hay agostos muy malos como el de 2011, otros muy buenos como el siguiente cuando, curiosamente, el Ibex batió al resto de bolsas, y otros con movimientos moderados a la baja, al alza o incluso mixtos como 2018 (año bursátil muy negativo). Es cierto que la media no es buena, con, solo el Nasdaq, en positivo, pero se trata de una caída media inferior a otras y no por ello se deja de invertir en esos meses concretos.

Comparativa bolsas en agosto

Agosto marcado por la COVID

Por lo tanto, agosto se debe tomar de la forma más analítica y largoplacista posible. De hecho esta actitud tiene que ser la que predomine en cualquier momento, incluso cuando la economía mundial está siendo atacada por una pandemia como la actual.

Evidentemente, las noticias de la COVID afectarán en los próximos meses: si tanto las positivas (avances médicos en cuanto a tratamientos o vacunas) como las negativas (rebrotes) mueven el mercado en meses con pleno volumen, este agosto podemos ver más variaciones.

Los resultados macroeconómicos y empresariales que se irán conociendo también irán muy ligados al virus: las empresas en el segundo trimestre están sorprendiendo positivamente al mercado, pero el mercado era muy pesimista, y las cifras macro también lo hacen bien, con algunas excepciones en países concretos.

Otro factor económico y ligado a esta crisis lo marcarán los Bancos Centrales, aunque en agosto hay pocas reuniones, los comentarios y las consecuencias de las decisiones anunciadas esta semana por la FED nortemaericana también pueden influir.

Pero hay más…

A eso hay que sumar dos acontecimientos ajenos a la crisis: el Brexit y la Guerra Comercial entre Estados Unidos y China.

Desde luego, muchos ingredientes en una coctelera que afecta a los bolsillos de las familias que, seguro, se estarán preguntando qué hacer.

¿Qué hacer?

Lo principal que debe asumir todo el mundo es que las inversiones no pueden generar problemas de salud por nervios (los anglosajones denominan el nivel máximo de inversión “sleeping point” o nivel que deje dormir por las noches). Este nivel se debe mejorar con formación, información y asesoramiento, no en vano todo ello habrá salvado muchos ahorros en marzo cuando los mercados se desplomaban.

A nivel global, cara este agosto puede haber dos grandes grupos de inversores, aunque realmente cada inversor es diferente a cualquier otro: (i) los más activos y cortoplacistas, si no pueden estar pendientes, deberían permanecer fuera o con stops de protección pero (ii) los largoplacistas deberían mantenerse ajenos a “ruidos” puntuales y, simplemente, vigilar niveles que les marque cambios de rumbo.

Datos para ver si las bolsas bajan en agosto

  • 10,13% El Ibex ganó en agosto de 2012 un 10,13%, es el tercer mejor mes desde 2011 tras los veranos de junio de 2012 (+16,62%) y septiembre 2013 (+10,80%).
  • -9,47% El peor agosto desde 2011 para el Ibex fue el de ese año con una pérdida del 9,47%; los peores en global han sido este marzo (-22,21%) y mayo de 2013 (-13,14%).
  • -1,78% El promedio de los últimos 9 años del Ibex en agosto es del -1,79%; son peores los de mayo (-2,32%) y marzo (-1,88%).
  • 0,42 El promedio de los últimos 9 años para el Nasdaq es del +0,42%; el peor mes es diciembre con -0,63%.
  • -19,19% La bolsa europea más rentable de los últimos años ofrece la peor rentabilidad en un mes de agosto: el DAX perdió en 2011 un 19,19%.