Últimos días del año financiero-fiscal

Corredor de Fondos: tu gestión de patrimonio - vehículos de inversión - Últimos días del año financiero-fiscal
Inversión financiero-fiscal

Cada año por el mes de diciembre empiezan la prisa para tomar medidas financieras que puedan optimizar el resultado de la declaración de la renta. Realmente no hay una fórmula mágica ya que todas ellas tienen sus pros y sus contras, aunque es importante conocer y analizar cómo afectan los vehículos de inversión desde un punto financiero-fiscal:

Planes de pensiones

Los productos más conocidos y más promocionados por la banca son los planes de pensiones, sin embargo tienen problemas que no hay que obviar:

Ventajas

  • Las aportaciones reducen la base imponible del inversor, lo cual es una ventaja fiscal muy directa.
  • Incentiva la cultura del ahorro con la excusa de tener una bonificación fiscal.
  • Es poco líquido y no es accesible para caprichos.

Inconvenientes

  • Es el vehículo de inversión financiera que más penaliza el rescate fiscalemente: todo lo que se reembolse (tanto capital como beneficios) tributa en la base general al mismo tipo que los rendimientos del trabajo y las actividades económicas. Es decir los beneficios tributan casi al 50% dependiendo de la comunidad autónoma.
  • Son menos rentables que los fondos de inversión en categorías comparables: ya sea por los regalos (no los paga el banco, los pagan entre todos los partícipes) o porque no las gestoras internacionales que tan buenos resultados dan en fondos no pueden entrar en el mercado. Ver artículo en Rankia.com donde se detalla la diferencia.

Operativa con fondos y acciones

Compensar pérdidas patrimoniales con ganancias es una herramienta que puede ser muy útil: todas las pérdidas fruto de compra venta de acciones, fondos de inversión e incluso inmuebles se pueden compensar durante el año que se ejecutan y los cuatro siguientes con ganancias obtenidas con alguno de estos vehículos; por otra parte los rendimientos de capital negativos originados por la compra-venta de renta fija pueden ser compensados en el mismo plazo con otras operaciones de renta fija (compra-venta o cobro de cupones), cobro de dividendos de acciones o de intereses de cuentas o depósitos. Entre estos dos compartimentos también existe posibilidad de compensación aunque con límites.

Existen dos tipos de operativas para beneficiarse de esta normativa:

Vender con minusvalías

Si durante el año se han generado plusvalías y se tiene algún activo en pérdidas es interesante venderlo para compensar las plusvalías anteriores. Hay que tener en cuenta dos consideraciones:

  • Las plusvalías se tienen que compensar con pérdidas durante el mismo año (no se pueden arrastrar beneficios a años posteriores).
  • No se puede recomprar el activo con el que se han materializado pérdidas hasta pasados 2 meses.

Vender con plusvalías

Esta acción es indispensable para quien tenga minusvalías generadas en 2014 ya que éste es el último año en que puede compensarlas. Es decir quien esté en esta situación y tenga activos con plusvalías los debería vender: compensa las pérdidas anteriores y «empieza de cero» con una nueva inversión. También hay que hacer algunas matizaciones:

  • Si las pérdidas son de ejercicios posteriores no es mala idea hacerlo, aunque es imprescindible para quien las tenga desde 2014.
  • El activo que ha generado beneficios sí se puede volver a comprar inmediatamente.

Hipotecas

Aunque no es un vehículo financiero que analicemos en Corredordefondos.com, quien tenga una hipoteca de vivienda habitual comprada antes de 31/12/2012 puede deducirse todas las amortizaciones que haga con un límite de 9.040 euros por titular. Ver post en Futurfinances.com.